CILLAPERLATA   EN   LA   HISTORIA
 

Reportaje sobre Cillaperlata emitido en el programa de televisión "UN PASEO POR LA PROVINCIA" de Radio televisión de Castilla y León.


Clik en la imagen para verlo.
Un paseo por la provincia: Cillaperlata


Archivo de audio del programa de radio "HUELLAS EN EL TIEMPO" emitido por "RADIO ESPINOSA MERINDADES". (Programa emitido la 3ª semana de Juliodel año 2010).

 

 

 

*Descargar: ( con boton derecho en la imagen y "guardar destino como") (84´7 Mb)

Duración aproximada: 1´5 horas.

Huellas en el tiempo: Cillaperlata

 


Articulos sobre Cillaperlata publicados en prensa:

 
* Nuestra Señora de Covadonga en Cillaperlata (Click aquí para leer)
*Virgen de Covadonga en Cillaperlata. Artículo publicado en Crónica de las Merindades. (Click aquí para leer)


 

 


El monasterio de San Juan de Cillaperlata o San Juan de la Hoz, fundado por el abad Alejandro Quellino,ya aparece documentado en el año 790, e incluso se le sitúa como sepultura del rey Fruela. En el año 967 se cita el Barrio de Arriba, cercano al monasterio y hoy en ruinas, mientras que en el 1011 aparece la iglesia de Santa María en el Barrio de Abajo, lugar donde hoy se enclava Cillaperlata.

    Muy posiblemente, la idea de construir un monasterio en la hoz formada por los montes, en la Sierra de la Llana, tuvo su origen en una vida eremítica anterior. Cerca de Cillaperlata tenemos la iglesia rupestre de Tartalés de Cilla, que sería en sus principios una cueva análoga a las que están en Cillaperlata. En estas cuevas de Cillaperlata se observa la similitud con cuevas erémiticas próximas, de la zona alavesa,en la margen izquierda del rio Ebro, donde tanto en estas como en Cillaperlata se dá el caso de no haber únicamente una sola cueva, sino dos y tres;todas están situadas en bellos parajes, son de tamaño reducido y todas a excepción de una en Alava tienen ventanas y plataformas a modo de terrazas.

San Juan de la Hoz o de Foz bien merece un alto y un repaso breve a su amplia historia. Siguiendo un orden cronológico se puede comenzar con la existencia de una iglesia prerrománica, incluso visigótica, algunos de cuyos restos han aflorado dentro del recinto de origen románico del siglo XII. También constan restos de un osario y claustro. A unos 300 metrosde estos restos y en una ladera de roca caliza se encuentra una necrópolis de tumbas antropomorfas que contienen 84 cavidades de diferentes tamaños,correspondiendo posiblemente al cementerio del primer monasterio.

    En el Año 1011 Sancho García y su mujer Urraca, terceros condes de Castilla, fundan el monasterio de San Salvador de Oña; Trigidia, hija de ambos y primera abadesa de esta fundación, ya profesaba en San Juan de Foz, desde donde se traslada al nuevo monasterio. Mas tarde, San Juan de Foz fue monasterio masculino; la Francesada y la primera guerra carlista acabaron con lo que quedaba de él.

Dos barrios más tuvo Cillaperlata, Encinillas y Valdenubla; ambos han desaparecido.De Encinillas queda una ermita y un puñado de historias. En los alrededores de la ermita de Encinillas, de las Mercedes o del Negro Día, sitúa la leyenda el desarrollo de la batalla del mismo Nombre."Virgen del Negro día, por nosotros ruega,para que seamos dignos de alcanzar la vida eterna"Estas son las estrofas de una leyenda sobre la batalla de Encinillas.

Lo de Valdenubla (esta es una historia real) tiene su origen en la Segunda Guerra Mundial, el protagonista es Friedhelm Burbach, cónsul de Alemania en Bilbao. Este, en Mayo de 1945 es buscado por el ejercito aliado para trasladarlo a Alemania con el fin de depurar responsabilidades; el gobierno de Franco lo esconde en una granja existente en Valdenubla y ahí vive hasta el verano de 1947, época en que es trasladado hasta Villanueva de la Nia, cerca de Polientes, puesto que Valdenubla ya no era lugar seguro. Resuelta la cuestión, Burbach visitará con frecuencia Trespaderne, donde se habia granjeado buenas amistades, con las que compartira, a partir de entonces jornadas cinegéticas; Curiosamente en agosto de 1959, retornanado Burbach de Trespaderne a Bilbao después de una de tales jornadas, una trombosis y posterior accidente automovilistico a la altura de San Llorente de Losa acabó con la vida del consul.